Terapia cráneo-sacral para tratar la ansiedad, problemas físicos y emocionales

Revista MH mujer – Agencia EFE

Murcia, al articulo31 ene (EFE).- Los problemas físicos, tanto óseos como viscerales, el estrés, la ansiedad, el dolor de espalda o el insomnio, son tratados por la psicóloga María Jesús Gil, a través de el método cráneo-sacral, una terapia curativa implantada en España hace diez años.
Gil Vera utiliza sus manos para sus tratamientos, además de la terapia cráneo-sacral, otros como la manipulación visceral y la liberación somato-emocional, con el objetivo de buscar un equilibrio del cuerpo, pero el trabajo “fundamental lo debe hacer el paciente, que tiene que sentir, mirar su interior, para encontrar la causa de su malestar”.
En esta terapia, en la que el paciente se tumba en la camilla y se “deja hacer“, hay personas que “ven claramente su problema; reviven el momento en el que este se inició (a veces en la infancia) y que, con la edad y con más información, tienen más posibilidades de ordenar”, dijo a Efe María Jesús Gil.
El terapeuta es “respetuoso” y la respuesta es normalmente inmediata; el paciente se da cuenta a través de las sesiones del origen de su problema; una caída olvidada, un susto, un duelo no superado o escondido que, con el paso del tiempo y la experiencia adquirida, la persona puede afrontar, aliviar el dolor y apartarlo de su vida”, explica la psicóloga murciana.
Es el propio interesado el que ordena, el que dirige su trabajo y en un corto espacio, en una media de tres sesiones, uno ya sabe si la terapia se adecua a su problema, que puede ir desde una ciática, un vértigo, dolor de espalda, neuralgia, o una atrofia del túnel carpiano que afecta a un nervio.
María Jesús Gil, que trata también a enfermos de cáncer y sida, califica de “sorprendentes” los resultados y afirma que los tratamientos ayudan a que los pacientes desdramaticen su situación, disminuye su ansiedad y ven nuevas y distintas opciones de vida.
Gil Vera comenzó a trabajar con estas terapias después de sufrir una migraña acompañada de síntomas de trombosis por las que fue hospitalizada durante 21 días. “La situación era tremenda – recuerda- con cuatro hijos pequeños, y sin poder ni siquiera andar”. Un familiar la llevó a un experto en tratamientos alternativos en Granada, donde el osteópata José Luis Pérez Batell le sometió a terapia cráneo-sacral, investigada en Estados Unidos por John Upledger, cirujano e investigador clínico, que a través de su experiencia y, en una operación quirúrgica “sujetando las meninges de un paciente”, apreció los movimientos del líquido cefalorraquídeo. “Yo, en cinco sesiones, no andaba, corría”.
Para Gil Vera, que lleva una década con la práctica de estos tratamientos del cuidado de la salud, afirma que “es muy sencillo, se trata de encontrar ese movimiento, ese ritmo y ayudarle -con mucho respeto- a volver a su orden natural”.
La terapeuta se dedica ahora, después de muchos cursos de formación, tanto en España como en Estados Unidos, a mejorar los males de personas a las que la medicina tradicional alarga, a veces de forma innecesaria, tratamientos e ingesta de medicamentos, así como a pacientes diagnosticados como crónicos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en +Osteopatía, Naturismo, Salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s