Cuidado y recuperación del suelo pélvico

¿Que entendemos por suelo pélvico? Conocemos como suelo pélvico al grupo de músculos (perineo) limitados por las nalgas, los muslos y la pelvis, que proporcionan el sostén a toda la parte baja del abdomen (vejiga de la orina, útero o matriz e intestino inferior).

Causas que debilitan los músculos del suelo pélvico. La ejercitación de estos músculos no se realiza de manera espontánea, aunque se mantenga una excelente condición física con la práctica habitual de deportes. Existen varias causas y factores de riesgo que inciden o agravan su deterioro, aunque la mayoría de ellos son prevenibles y su adecuado conocimiento contribuiría a evitarlos.
1. Embarazo y parto.Constituye la principal causa del debilitamiento. Cuando la mujer está embarazada, la presión abdominal aumenta a medida que el bebé aumenta de peso y tamaño, como consecuencia el sulo pélvico debe realizar un esfuerzo mucho mayor. Además la distensión de estos músculos aumenta cuando el bebé pasa a través de ellos en el parto.
Por otro lado la vida que vivimos, obliga a la mujer a mantener su figura, por esto es normal tras el parto realizar ejercicios físicos ( abdominales…) que en lugar de favorecer la recuperación de su cuerpo lo deterioran, ya que contribuyen a cargar el suelo pélvico sin antes haberlo recuperado.
2. Ejercicio físicico.El deporte que aumenta la presión intrabdominal, y no se equilibra con los correspondientes ejercicios para reforzar el suelo pélvico lo debilita.Esto tiene consecuencias a medio y largo plazo : es muy frecuente encontrar incontinencia urinaria en deportistas, que practican deportes que sobrecargan el periné.
3. Envejecimiento.La situación de semejanza con el resto de los músculos es que cuando no se ejercitan, simplemente con el paso de los años se van atrofiando. Además, los cambios hormonales de la menopausia pueden producir pérdida de flexibilidad. Por tanto, en esta etapa de la vida de la mujer es muy habitual la presencia de los efectos de la debilidad del suelo pélvico, siendo la más habitual la incontinencia al esfuerzo.

Consecuencias de la debilitación de los músculos del suelo pélvico:A corto o largo plazo se pueden desarrollar las siguientes afecciones:
1. Incontinencia urinaria de esfuerzo. Es el primer síntoma de alarma. Provocada por cualquier esfuerzo abdominal repentino (al toser, reir, bailar, saltar, etc.). Son los temidos escapes de orina. En la actualidad existen métodos para por un lado tratarla (terapia de conos vaginales, o las famosas bolas chinas) y por otro mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.
2. Prolapsos. Son trastornos que elevan la gravedad con respecto a las incontinencias antes citadas. Son descensos de la matriz (prolapso uterino) por fallo del compartimento central, de la vejiga (cistocele) generados debido a fallo en la pared anterior, y del recto (rectocele), debido a fallo en la pared posterior. Cuando son de grado menor pueden tratarse con terapias rehabilitadoras de la musculatura, y en cambio, los casos más graves requieren intervención quirúrgica.
3. Disfunciones sexuales. Estas disfunciones puede enumerarse como : disminución de la sensibilidad sexual de la mujer, disminución de la intensidad de los orgasmos que incluso en ocasiones no llegan a alcanzarse, experimentación de sensaciones dolorosas durante el coito.

Soluciones: Prevenir es lo más adecuado, como en la mayoría de situaciones. Los consejos básicos irán enfocados a eliminar los factores cotidianos que puedan producir debilidad de la musculatura del suelo pélvico como :

  1. Retener la orina mucho tiempo

  2. Vestir prendas muy ajustadas que compriman la zona

  3. Subir peso rápidamente, o ganar mucho peso

  4. Realizar ejercicios de fortalecimiento.

Hacer ejercicios de recuperación del suelo pélvico tras el parto

Tratamientos específicos de recuperación. Se pueden hacer personalmente en casa o cualquier lugar sin necesidad de acudir a un centro médico:

– Ejercicios del suelo pélvico o ejercicios de Kegel: consistentes en la realización de contracciones activas y regulares de la musculatura del suelo pélvico, sin contraer los musculos de las nalgas, abdominales, vientre y muslos.

– Terapia de conos vaginales: esta técnica sencilla permite aprender a contraer los músculos del suelo pélvico y están basados en retener un pequeño cono en la vagina por un suave reflejo de contracción provocado por la sensación de que se va a deslizar hacia afuera. Este sencillo acto de retención refuerza suave pero muy eficazmente los músculos en unas pocas semanas. Para realizarlos es necesario un juego de conos (buscarlos en las farmacias).

En casos de debilitamientos muy pronunciados los especialistas podrán, tras una correcta evaluación, reforzar estos tratamientos con otros que aplicarán en su consulta. Ver el articulo, de este mismo blog, “Lesiones del suelo pelvico”.

Ejercicios del suelo pélvico

1. Preparación para el movimiento de los músculos.Se puede realizar la siguiente prueba, intentando no contraer otro músculo (como abdominales, de los muslos, nalgas, etc.) que no sea del suelo pélvico (por tanto es fundamental tener los conceptos claros).

2. Pensando que te estás haciendo pipí, aprieta fuerte como si quisieras parar el flujo (esfínter uretral). Relaja.

3. Pensando que vas a tener una pérdida menstrual y no llevas compesa, aprieta la vagina para retener el flujo. Relaja.

4. Pensando que se te van a escapar gases, aprieta el músculo alrededor del ano (esfínter anal) subiéndolo hacia adentro. Relaja.

5. Por último, aprieta y sube con fuerza los tres a la vez, y así estarás contrayendo los músculos del suelo pélvico.

Nuestro consejo es que se adquiera el hábito de realizar estos ejercicios con regularidad, asociándolos a alguna actividad cotidiana que se realice con frecuencia. Ten claro que nadie notará que estás haciendo ejercicios de suelo pélvico. Si eres constante, la mejoría la vas a notar en un mes y medio, y podrás adquirir el tono ideal en unos 5 o 6 meses.

La Terapia de conos vaginales, fue desarrollada por destacados ginecólogos con el objeto de resolver la dificultad que encontraban algunas mujeres en realizar los ejercicios del suelo pélvico correctamente y la falta de un medio de evaluar sus progresos, que llevaban a que abandonasen los ejercicios antes de conseguir el tono ideal.

La Terapia de conos vaginales, supone un gran avance: automatizar ejercicios y aprender a realizarlos de manera correcta fácilmente, requiere mucha menos dedicación, y es más efectivo en menos tiempo.

Ha sido probada en hospitales de reconocido prestigio tanto en Europa como en E.E.U.U. y es ampliamente recetada en muchos países.

Es una medida simple, efectiva y económica para mejorar la debilidad de los músculos y prevenirla, pudiendo evitar una intervención quirúrgica.

Se trata de un grupo de conos cada cual de peso diferente gradual (aunque son del mismo tamaño), y se usan manteniéndolos en la vagina como un pequeño tampón durante unos minutos al día, de pie o caminando.Al introducir el cono en la vagina, tiende a descender y caer por su propio peso. La sensación de pérdida del cono provoca un suave reflejo de contracción en los músculos del suelo pélvico que hace retener el cono.Esta sencilla contracción y el avance gradual hacia conos de mayor peso fortalece de forma muy eficaz los músculos del suelo pélvico, comenzando a notar una mejoría en el tono de los músculos en unas 2 o 3 semanas, y un tratamiento completo suele durar entre 2 y 3 meses.

A. Consejos prácticos de uso
Cuando se empieza a trabajar con conos, o se pasa gradualmente de uno a otro con aumento gradual de peso, suele ser necesario realizar una contracción voluntaria para retenerlo. Al cabo de 2 o 3 días se convierte en un reflejo espontáneo de retención.Se aconseja ir al w.c. antes de usar el cono. Asimismo retirarlo si se precisa ir durante su uso y reinsertar después. Lavar con agua y jabón el cono a utilizar antes y después de cada uso. No es necesario esterilizarlos, pero puede hacerse con pastillas de esterilización de biberones.

B. Su uso paso a paso

Introducir en la vagina el cono a modo de tampón, con la punta estrecha y el hilo de nylon hacia abajo.

Comenzar con el nº 1. Si se retiene sin esfuerzo y de pie o caminando, probar con el siguiente y así sucesivamente hasta llegar al de mayor peso que se pueda retener sin esfuerzo, con el que se empezará la terapia.

Retener el cono seleccionado durante 15 minutos, dos veces al día (por ejemplo mañana y tarde), caminando o de pie. Se ha de ser constante.

C. Ventajas de la terapia de conos vaginales

Como ventajas principales podemos destacar:-Efectividad demostrada superior a la de los ejercicios del suelo pélvico solos.-Resultados en un espacio de tiempo de tiempo mucho menor que con la realización de ejercicios sin ayuda.-Menor dedicación y esfuerzo necesarios.-Sencillez de uso y facilidad de aprendizaje.-Permite conocer los propios músculos del suelo pélvico.-Asegura que la contracción sea correcta.-Fácil observación y evaluación de los progresos.-Mejoría inicial apreciable en poco tiemmpo.-Comodidad de uso: permiten continuar realizando cualquier otra tarea cotidiana en cualquier lugar sin necesidad de acudir a un centro médico para recibir una sesión.-Es totalmente discreta, privada y personal.

Mantenimiento del suelo pélvico tras un tratamiento.
Tras la consecución de la puesta a tono de los músculos del suelo pélvico, y con el fin de que esta mejora se mantenga, aconsejamos:

    • Realizar una autoevaluación cada seis meses, por ejemplo con los conos.
    • Si se nota pérdida en el tono muscular , realizar un poco de recuperación de nuevo.
    • Proteger los músculos del suelo pélvico adquiriendo el hábito de contraerlos cada vez que se vaya a realizar un esfuerzo abdominal (estornudar, toser, levantar un peso, correr, durante los saltos o impactos al practicar deporte, etc.).
    • Realizar ejercicios del suelo pélvico contrayéndolos y relajándolos de vez en cuando y en todas las posiciones posibles, con contracciones rápidas, lentas y escalonadas.
  • Tener siempre presente los hábitos cotidianos que lo perjudican para evitarlos (retener mucho tiempo la orina, empujar con fuerza para vaciar la vegija, etc.)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interesante, Mujer, Naturismo, Noticias de Salud, Parto, Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s