Cúrcuma: un tesoro de la naturaleza

Fuente 

curcuma naturaleza

La Cúrcuma (Cúrcuma longa L.) es una planta de la familia de las zingiberáceas, que crece en las zonas húmedas y cálidas de India e Indonesia, de donde es originaria. La parte que se utiliza de la planta es la raíz -rizoma-, cuyo interior es de un color amarillo-naranja característico.

Su uso culinario y medicinal está documentado desde hace más de 2000 años. Como condimento es una de las especias que forman parte de la salsa curry, dándole su color y sabor característicos.

Se utiliza también como condimento para arroces, carnes, sopas, caldos y platos diversos, siendo una de las especias más utilizadas de la gastronomía india.Como remedio se ha venido utilizando desde muy antiguo, tanto en la Medicina Ayurvédica como en la Medicina Tradicional China, como analgésico y antiinflamatorio, para tratar problemas digestivos, hepáticos y de las vías biliares, para problemas de piel y para heridas.

En estas medicinas tradicionales la cúrcuma está considerada un “fortalecedor de la energía del cuerpo”.

¿Por qué hay tanto interés hoy en día por la Cúrcuma?

El moderno interés por la cúrcuma se despertó a inicios de los años 70 del siglo XX, cuando un grupo de invetigadores indios consiguió probar los efectos antiinflamatorios de la cúrcuma y evidenció que su actividad farmacológica se debía principalmente a una sustancia polifenólica denominada Curcumina. 

De hecho, a partir de ese momento, muchos de los estudios sobre las propiedades de la cúrcuma ya se realizan directamente con curcumina.

En esa época se produjo paralelamente una expansión, en Europa y en USA, de los restaurantes de comida india.

Desde entonces los estudios sobre la cúrcuma se han ido doblando en número década tras decada. Pero en los dos últimos años (2011-2013) se han realizado prácticamente el mismo número de estudios que en la década inmediatamente anterior (2001-2011).

Este inusitado interés por una sustancia conocida desde hace tantos años viene dado por las tremendas expectativas que la cúrcuma ha generado en medicina.

Los polifenoles en general y en este caso la curcumina, poseen un abanico de potenciales usos terapéuticos, que a día de hoy sólo son comparables a los de los corticoesteroides, pero sin los potenciales efectos secundarios de estos. Es como si la Naturaleza se hubiera propuesto la fabricación del “medicamento perfecto”.

A día de hoy se han documentado los siguientes efectos terapéuticos de la cúrcuma, ya sea a nivel preventivo o a nivel curativo:

Antiinflamatorio

Diversos estudios han demostrado la eficacia antiinflamatoria de la cúrcuma para el tratamiento del dolor y la inflamación de la artritis y otras enfermedades de las articulaciones.

Ello es debido a su capacidad inhibitoria de enzimas como la 5-lipooxigenasa, que interviene en la transformación del ácido araquidónico en leucotrienos  mediadores de la inflamación.

Por otro lado esta acción antiinflamatoria estaría desprovista de los típicos efectos irritantes del tracto digestivo que suelen acompañar el tratamiento de los procesos reumáticos con otros antiinflamatorios como los AINE o los corticosteroides.

La cúrcuma también se ha mostrado eficaz en problemas inflamatorios intestinales como la Colitis ulcerosa o la Enfermedad de Crohn.

Las personas que sufren estas patologías tienen brotes inflamatorios, que van y vienen en función del estrés, la alimentación, etc.

En estudios de pacientes que tomaron cúrcuma se vió que permanecían asintomáticos y sin molestias durante un tiempo más prolongado.

Efecto anticoagulante y cardiopatías

Este mismo mecanismo de inhibición de la 5-lipooxigenasa explicaría la capacidad de la cúrcuma para inhibir la agregación plaquetaria y evitar la formación de coágulos en la sangre, hecho que explicaría en parte su capacidad para disminuir la incidencia de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular (angina de pecho, infarto, ictus…).

Por otro lado el hecho de que la cúrcuma disminuya los niveles de colesterol total y de LDL-colesterol (colesterol malo), completaría la capacidad de esta planta para prevenir la enfermedad cardiovascular.

Problemas digestivos

La cúrcuma estimula el correcto funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar, mejorando la digestión, particularmente de las grasas.

Disminuye la hinchazón y los gases en aquellas personas que sufren habitualmente digestiones pesadas y molestias digestivas.

No está demostrado que sirva para el tratamiento de la úlcera gastroduodenal, sino que más bien se recomienda que estas personas se abstengan de utilizar la cúrcuma.

Antioxidante, antienvejecimiento

La cúrcuma es un poderoso antioxidante. Los antioxidantes neutralizan unas moléculas del organismo conocidas como radicales libres, las cuales dañan las membranas celulares, dañan el ADN celular e incluso causan la muerte celular de manera prematura.

Los antioxidantes pueden contrarrestar los radicales libres y reducir e incluso prevenir el daño que causan.

Prevención del cáncer

Hay un gran interés por las potenciales propiedades anticancerígenas de la cúrcuma, aunque las investigaciones están todavía en su fase inicial. Los estudios apuntan a que la cúrcuma podría prevenir e incluso tratar diversos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de próstata, pecho, pulmón, colon, boca y piel.

Este efecto preventivo del cáncer vendría dado por su fuerte acción antioxidante, que protegería el ADN celular del daño causado por los radicales libres.

En cualquier caso hoy por hoy se necesitan más estudios sobre este tema. El cáncer, por lo que se sabe hasta ahora, debe ser tratado con medicacion convencional y no deben utilizarse nunca las terapias alternativas por si solas.

En cualquier caso si decide añadir un tratamiento complementario a su tratamiento convencional para el cáncer, debe comunicárselo a su médico.

Enfermedades neurodegenerativas

Patologías como el Alzheimer tienen una tasa de incidencia muy baja en poblaciones como la de la India, donde sus habitantes consumen cúrcuma a diario durante toda la vida.

La cúrcuma es sustancia altamente lipófila, es decir, que se disuelve fácilmente en las grasas.

Esta característica le permite penetrar en el cerebro pues atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica.

Una vez dentro del cerebro desplegaría allí sus propiedades antioxidantes, lo que podría contrarrestar los efectos negativos de los depósitos de placas de sustancia beta amiloide, características de esta enfermedad.

Otras propiedades

La cúrcuma posee también propiedades antiinfecciosas contra las bacterias y los virus.

De hecho se viene utilizando desde hace siglos en la medicina Ayurvédica para la curación de heridas.Estudios recientes indican que la cúrcuma podría ser tan útil como los corticoides en el tratamiento de alguna patología del ojo, como la uveítis.

Esta es una enfermedad en la que hay una inflamación del iris.

La cúrcuma ha demostrado también ser capaz de disminuir los niveles de glucosa de la sangre, por lo que se estudia la posibilidad de utilizarla en el tratamiento de la diabetes mellitus.

Recomendaciones sobre la Cúrcuma

La cúrcuma es una planta utilizada como condimento desde hace siglos. Su utilización terapéutica, para el alivio y prevención de enfermedades, en las medicinas tradicionales de India y China es también milenario.

En estas culturas se ha utilizado tradicionalmente como un energizante y reconstituyente natural en personas que sufren agotamiento o están bajas de energía.

Parece ser también que las poblaciones consumidoras de esta sustancia en la dieta habitual tienen una menor incidencia de las enfermedades degenerativas propias del envejecimiento.

Por todo ello podemos considerar el uso de la cúrcuma en complementos dietéticos como seguro.

A falta de que nuevos estudios  lo confirmen definitivamente, la utilización de la cúrcuma como complemento dietético podría tener efectos preventivos de una serie de enfermedades directamente relacionadas con el envejecimiento y con la acción de los radicales libres sobre las células y tejidos de nuestro organismo.

Las personas que esten tomando medicación anticoagulante (warfarina, clopidogrel, aspirina®, acenocumarol…), antiulcerosos gástricos (ranitidina, cimetidina, famotidina, omeprazol, lansoprazol, esomeprazol…) o antidiabéticos, deberían consultar con su médico o farmacéutico antes de tomar suplementos con cúrcuma.

Jordi Lafarga

Especializados en Homeopatía, Fitoterapia, Dietética y Nutrición, Medicina Natural y Cosmética y Maquillaje personalizados.

Ronda Sant Pere, 15. 08010 Barcelona. Tlf. (+34) 93 3173938. Internet: farmaciagermana.com

Foto: Román P.G.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, ácido - basico, Interesante, Limpieza corporal, Naturismo, Noticias de Salud, Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s