FASCITIS Y ESPOLONES, TRATAMIENTOS NATURALES

La fascitis plantar es una irritación e hinchazón del tejido grueso de la planta del pie. Es una lesión que suele causar dolor crónico en los pies si no se trata a tiempo.

La fascia plantar es una banda de tejido similar a un tendón ubicada debajo del pie, que sirve de unión entre el talón y la base de los dedos para formar el arco del pie uniendo ambos extremos.

El síntoma más común de la fascitis es el dolor localizado en el área de carga de peso del talón y en el arco de los pies. Normalmente, es más acusado al dar los primeros pasos al levantarse de la cama y suele ir disminuyendo a medida que la fascia “se calienta”, volviendo a aparecer tras un periodo de descanso.

El mejor tratamiento es la prevención:

– Ejercicios de amplitud de movimiento para mantener la fortaleza y la flexibilidad de la zona.

– Preocuparse por mantener buena postura.

– Utilizar en todo momento calzado adecuado, sobre todo para entrenar

Los ejercicios de estiramiento para la fascitis plantar puede ayudar a reducir la tensión y curar la zona.

La fascitis plantar es una condición donde los talones y parte posterior de la planta de los pies sufren dolor e hinchazón. Cuando los ligamentos fibrosos fascia plantares, que se encuentran en la parte inferior del pie, sufren rupturas en el tejido, se provoca la inflamación y el dolor. El hueso del talón, también conocido como el calcáneo, se inserta en la fascia donde este dolor se manifiesta. La inflamación se da desde la parte inferior del pie, donde comienza el talón hasta la punta del pie (arco del pie).

Causas de la fascitis:

* Aumento de las actividades físicas o deportivas.

* Rigidez en los pies.

* Correr, caminar, estar de pie o saltar sobre superficies duras o irregulares.

* Calzado incómodo.

* Embarazo o sobrepeso.

* Proceso normal de envejecimiento.

Cada vez que comienza a sentir un poco de rigidez, dolor o inflamación en el talón, no pase por alto los síntomas.

Tal vez su trabajo requiere estar siempre de pie y / o caminar mucho tiempo, y esto puede causar la tensión en el talón.

PARA DISMIMUIR LOS SÍNTOMAS:

 

Ejercicio 1:

Pasar una toalla por la parte central de la planta del pie. Sujetar ambos extremos de la toalla con cada mano y lentamente atraerla hacia sí. Mantener las rodillas rectas tirando de los extremos de la toalla. Mantener esta posición durante casi 15 segundos y relajar. Repetir el ejercicio por lo menos 2-4 veces con cada pie.

Ejercicio 2:

El siguiente ejercicio estirará los músculos de la pantorrilla, mientras que el fortalecimiento de la pierna y tendón de Aquiles (tendón calcáneo). Pararse frente a una pared y coloque las manos sobre ella al nivel del hombro. Llevar el pie derecho hacia atrás y colocarlo exactamente detrás del pie izquierdo. Mantener los pies bien apoyados en el suelo. Doblar la rodillas hasta sentir el estiramiento en la pierna. Mantener esta posición durante casi 30 segundos y relajar. Realizar el ejercicio por lo menos 4 veces con cada pie.

Ejercicio 3:

Sentarse en una silla y rodar un balón pequeño sobre el arco del pie. Realizarlo por lo menos 2-3 veces por día.

Puede también hacerlo de pie.

 El ejercicio de ponerse de puntas de pie ayudará a prevenir las fascitis plantar que cuando se produce es difícil de tratar.

Otra causa del dolor del talón y en los pies en general es la aparición de una prominencia ósea en el hueso del talón llamado espolón calcáneo.

Esta prominencia puede ser debida a los estiramientos continuos de la fascia que puede calcificarse y luego producir un espolón que se aloja en el hueso calcáneo.

Igualmente, se pueden formar unas bolitas dolorosas en la parte posterior del talón debido a la irritación que produce el calzado inapropiado.

Consejos para paliar el dolor del espolón calcaneo

Los espolones se originan en especial en la parte posterior del talón, un pequeño hueso del pie que empieza a sobre salir y que causa no solo dolor, sino también una importante inflamación, en especial al  presionar la planta del pie. El tratamiento se basa ante todo en bajar dicha inflamación y en tomar medidas para que dicha lesión no vuelva a aparecer. Además de seguir los consejos de nuestro médico, podemos seguir las siguientes indicaciones complementarias:

 DESCANSO, es sin duda la primera medida  que deberemos tomar ante el incisivo dolor por un espolón calcáneo. Descansaremos el pie para evitar mayor inflamación, evitando correr y hacer movimientos bruscos permitiendo así que la lesión vaya sanando.

photo

PLANTILLAS ORTOPÉDICAS. Se trata de unas sencillas plantillas que disponen de una zona más blanda donde podremos descansar el talón, de este modo amortiguamos las pisadas y reducimos tanto la presión como el dolor. Puedes encontrar estas plantillas fácilmente en las farmacias. Son perfectas para cuando ya tienes un poco más de movilidad, puesto que los primeros días sería necesario que guardaras reposo con tal de reducir la inflamación. También existen un tipo de vendas específicas para el talón calcaneo que se sitúan en puntos específicos para ir corrigiendo la lesión.

BOTELLA HELADA. Toma una botella de plástico de litro y medio y llénala de agua. Después, llévala al congelador. Cuando esté ya completamente fría y congelada, extiende una toalla en el suelo. Lo que deberás hacer es hacer rodar con tu pie (ahí donde tengas el espolón) la botella de agua, durante al menos 15 minutos. Hazlo por la mañana y por la noche, verás cómo notas alivio.

MASAJES CASEROS. Aplícate un paño embebido con vinagre de manzana en el talón, realizando pequeños masajes circulares a la vez que permites que la piel se vaya empapando con el líquido. Esto puedes hacerlo por las mañanas. Por las tardes, puedes utilizar una mezcla de lavanda, romero y sal marina ( una infusión con 5 ramitas de lavanda y tres de romero), empapa un paño con este liquido, añadiendo también sal gruesa marina. Procura que esté tibio cuando te lo pongas en el espolón calcaneo. Dejalo unos diez minutos. Después, introduce el pie en agua fresca. El contraste de agua caliente con agua fría, reactiva la circulación y baja la inflamación.

PEQUEÑOS ESTIRAMIENTOS

Ejercicios muy suaves, pequeños estiramientos que te permitan

,

poco a poco mejorar la movilidad y suavizar el dolor del talón. Una sencilla actividad es por ejemplo sentarse en una silla y dejar una toalla en el suelo. Intenta levantarla con el pie afectado, poco a poco…

*La toma de cúrcuma en cápsulas puede aliviarle las molestias mientras se va precisando el problema del dolor o inflamación, que puede ser muscular en las articulaciones.

Si se combina la cúrcuma con la boswellia, dará mejores resultados. La boswellia se utiliza para extraer el incienso de la resina de sus troncos, pero a la vez es antiinflamatorio.

*Remoja tus pies en agua con sal, el agua debe estar tibia. Mejor si en lugar de la sal colocas sal epson (sulfato de magnesio), que puedes adquirir en las farmacias. Tres cucharadas colmadas serán suficientes.

*Un imán aplicando los conceptos de la magneto terapia te ayudará, un imán de mediano tamaño de unos 4 a 5 cms. de preferencia rectangular da alivio rápido.

Se debe colocar el polo norte (negativo) en contacto con la zona de dolor. Para saber cual es el polo norte se utiliza una brújula, si la flecha que señala el polo norte de la brújula es atraído por un lado del imán, este lado será el polo norte o negativo.

Saiku

 Aqui, uno de los muchos vídeos que podeis encontrar en youtube

Esta entrada fue publicada en Consciencia, Interesante, Naturismo, Noticias de Salud, Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s