Grasa en el hígado: síntomas, causas y tratamientos

Hígado graso grasa

Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves. Está atento a la siguiente guía que te ayudarán a entender los síntomas, causas y tratamientos para el hígado graso.

 

Grasa en el hígado por enfermedad hepática alcohólica

Más de 15 millones de personas en simplemente Estados Unidos abusan del alcohol. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan grasa en el hígado.

El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (hepatopatía alcohólica aguda).

La genética o herencia (lo que se transmite de padres a hijos) juega un papel en el desarrollo de grasa en el hígado por la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: Puede influir en la cantidad de alcohol que se consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y también, puede afectar los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la descomposición (metabolismo) de alcohol.

 

Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso alcohólico incluyen:

  • Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)
  • Una sobrecarga de hierro
  • Obesidad
  • Dieta

grasa en el hígado solo

Grasa en el hígado por enfermedad hepática no alcohólica

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es ahora la causa más común de enfermedad hepática crónica en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño.

Otros tienen lo que se llama esteatohepatisis no alcohólica. Aunque es similar a la enfermedad hepática alcohólica, las personas con este tipo de enfermedad del hígado graso beben poco o nada de alcohol. La esteatohepatisis no alcohólica puede conducir a daño hepático permanente. El hígado puede agrandarse y con el tiempo las células hepáticas pueden ser reemplazadas por tejido cicatricial. Esto se llama cirrosis. El hígado no puede funcionar bien y puede que desarrolles insuficiencia hepática, cáncer de hígado y muerte relacionada con el hígado. La esteatohepatisis no alcohólica es una de las principales causas de cirrosis.

grasa en el hígado cirrosis

Ambos tipos de enfermedad hepática no alcohólica son cada vez más comunes. Hasta un 20% de los adultos pueden tener hígado graso o esteatohepatisis no alcohólica. Y más de 6 millones de niños tienen una de estas condiciones, que son más comunes en los niños asiáticos e hispanos. La evidencia reciente indica que la esteatohepatisis no alcohólica aumenta el riesgo de enfermedades del corazón en los niños que tienen sobrepeso o son obesos.

Causas de grasa en el hígado por enfermedad hepática no alcohólica

La causa de la enfermedad del hígado graso no alcohólico no está claro. Ciertos factores tienden a aumentar el riesgo, pero en algunos casos, no se presentan factores de riesgo. Sin embargo, el desarrollo de grasa en el hígado por enfermedad hepática no alcohólica tiende a darse en familias. También se presenta con mayor frecuencia en personas que son de mediana edad y con sobrepeso u obesidad. Estas personas a menudo tienen niveles altos de colesterol o triglicéridos y diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), también.

Otras causas potenciales de la enfermedad del hígado graso incluyen:

  • Medicamentos
  • Hepatitis viral
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada
  • La pérdida rápida de peso
  • Desnutrición

Estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado y otros cambios en el intestino puede estar asociado con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Algunos investigadores sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la enfermedad hepática no alcohólica y a la esteatohepatisis no alcohólica.

Hígado graso agudo del embarazo

Aunque es muy raro, la grasa se acumula en el hígado de la madre durante el embarazo, poniendo tanto a la madre como al feto en riesgo grave. Cualquiera de los dos puede desarrollar insuficiencia hepática, insuficiencia renal, infección grave, o hemorragia. Nadie entiende plenamente su causa, pero las hormonas pueden jugar un papel.

Una vez que se confirma el diagnóstico, el bebé tiene que nacer lo más rápido posible. Aunque la madre puede necesitar cuidados intensivos durante varios días, la función hepática a menudo retorna a la normalidad en pocas semanas.

Síntomas de hígado graso

Acumular grasa en el hígado es a menudo silencioso, no produce síntomas, sobre todo al principio. Si la enfermedad avanza – que es por lo general durante un período de años, o incluso décadas – puede causar problemas como:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso o pérdida del apetito
  • Debilidad
  • Náusea
  • Confusión, juicio dañado, o dificultad para concentrarse

Estos síntomas también pueden estar presentes:

Hígado2

  • Dolor en el centro o la parte superior derecha del abdomen
  • Agrandamiento del hígado
  • Irregular decoloración oscura de la piel, generalmente en el cuello o la zona de la axila

Con la enfermedad hepática alcohólica, los síntomas pueden empeorar después de períodos de consumo excesivo de alcohol. Con el hígado graso por enfermedad hepática no alcohólica, el proceso de la enfermedad puede detenerse o revertirse, o puede empeorar. Si hay la cirrosis, el hígado pierde su capacidad de funcionamiento. Esto puede causar signos y síntomas tales como:

  • Retención de líquidos
  • Pérdida de masa muscular
  • Hemorragia interna
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Insuficiencia hepática

Diagnóstico de la enfermedad de hígado graso

A menudo, el diagnóstico de un hígado graso se presenta durante un chequeo de rutina. El médico puede notar que el hígado se agranda ligeramente o ver signos de grasa en el hígado en un análisis de sangre. O bien, el médico puede sospechar un problema después de tomar un historial de salud o hacer un examen físico.

  1. Análisis de sangre. Durante las pruebas de sangre de rutina, elevaciones de ciertas enzimas hepáticas pueden aparecer. Estos podrían incluir la alanina aminotransferasa o aspartato aminotransferasa.
  2. Estudios de imagen. Un hígado graso también puede aparecer en los estudios por imágenes, como una ecografía abdominal.
  3. Biopsia hepática. La única manera de confirmar el diagnóstico de grasa en el hígado es con una biopsia del hígado. Esto se hace generalmente una vez que otras causas han sido descartadas. Después de aplicación de anestesia local, el médico inserta una aguja a través de la piel para eliminar un pequeño trozo de hígado. Esto se examina bajo un microscopio para detectar signos de grasa, inflamación y células hepáticas dañadas. Si la inflamación o el daño no está presente, el diagnóstico es simplemente un hígado graso.

Cómo tratar la grasa en el hígado

No existe un tratamiento específico en este momento para la enfermedad de hígado graso. Sin embargo, conseguir tratamiento para cualquier enfermedad subyacente, como la diabetes, es esencial. Y puedes tomar otras medidas para mejorar tu condición.

Dejar de beber alcohol

Si tienes enfermedad hepática alcohólica y eres un bebedor empedernido, dejar de beber es la cosa más importante que puedes hacer. Encuentra el apoyo que necesitas para tener éxito. Con adrenoleucodistrofia, el uso continuado de alcohol puede conducir a la enfermedad avanzada, incluyendo la hepatitis alcohólica o cirrosis. Incluso para las personas con hígado graso no alcohólico, sin embargo, evitar el alcohol puede ayudar.

grasa en el  hígado dieta

Haz una dieta adecuada para perder peso

Si tienes sobrepeso u obesidad, entra en un régimen adecuado para perder peso gradualmente – no más de 1 o 1.5 kilos por semana. Un estudio reciente mostró que la pérdida de peso de al menos 9% en un período de meses puede ayudar a revertir la esteatohepatitis no alcohólica. Incluso una menor pérdida de peso que esto, puede ayudar a disminuir la acumulación de grasa en el hígado.

Evita alimentos refinados y opta por alimentos frescos y naturales

La dieta es muy importante, desde luego, y si eres de las personas que no había tomado cuidado en llevar una alimentación sana, es el momento para comenzar a pensar en eso. La alimentación adecuada, una dieta balanceada y saludable puede hacer una gran diferencia, investiga con un especialista certificado cuál podría ser lo mejor para ti e inmediatamente pon manos a la obra. Evita las dietas ricas en hidratos de carbono refinados, digeridos rápidamente. Evita alimentos como el pan, sémola, arroz, patatas, maíz y azúcar concentrada que se encuentra en las bebidas deportivas y jugos. Otro punto importante y complementario a todo esto, es hacer ejercicio regularmente.

Evita medicamentos innecesarios

Evitar los medicamentos innecesarios también puede ayudar a retrasar o revertir la enfermedad. Ensayos clínicos también están estudiando la eficacia de ciertos antioxidantes y medicamentos para la diabetes más recientes en el tratamiento de la enfermedad de hígado graso (a causa de enlace de la enfermedad con el estrés oxidativo y la diabetes). Éstas incluyen:

  • La vitamina E
  • Selenio
  • Betaína
  • Metformina
  • Rosiglitazona
  • Pioglitazona

Haz uso de nutrientes directamente de los alimentos naturales como frutas, verduras y semillas

Ten en cuenta que incluso las vitaminas y los minerales pueden causar problemas de salud. La mejor manera de obtener sus beneficios es a través de las fuentes de alimentos que los contienen.

Nuevos hallazgos sobre el papel de las bacterias en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso puede llevar a aún más opciones para el tratamiento, como por contrarrestar las dietas desequilibradas con probióticos. Estos son suplementos dietéticos que contienen bacterias o levaduras vivas sanas.

Si la cirrosis se vuelve severa, se puede necesitar un trasplante de hígado. Un cirujano extirpa el hígado dañado y lo reemplaza por uno sano. Estos en casos, como hemos dicho, son realmente severos en donde la vida está ya expuesta.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida
Imagen de Shutterstock

Esta entrada fue publicada en Alimentación, ácido - basico, Consciencia, Depuración, Interesante, Limpieza corporal, Naturismo, Noticias de Salud, Salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s